Filósofo y Epistemólogo

“Si se hallara vida afuera, Dios seguiría siendo adorado”

La República, 5 de junio del 2015.

​​Octavio Chon.

Filósofo y cofundador de la Asociación Peruana de Astrobiología.

¿Qué busca la astrobiología?
Busca estudiar la evolución de la vida, su origen, presente y futuro tanto en la Tierra como fuera de esta.
¿Y qué es la vida?
Ese, verás, es un problema en el que incluso los biólogos no tienen un consenso definitivo.
¿A estas alturas del partido?
Sí, y por eso algunos critican a la astrobiología, ya que si no tiene un objeto de estudio definido, ¿cómo podemos esperar resultados concretos?
Bueno, algo cierto hay allí.
Pero esa falta de objeto de estudio, en realidad, no es un problema. Lo mismo se dijo de la llamada 'Partícula de Dios' o bosón de Higgs, hasta que se tuvieron las pruebas de su existencia. Lo de la vida es cuestión de tiempo también, si somos optimistas.
¿Pero vida no es todo lo que nace, crece y se reproduce?
Esa es una definición que podríamos manejar, pero de todas maneras tiene dificultades.
¿Por ejemplo?
¿Qué pasa con las personas infértiles...? ¿dejan de estar vivas, acaso?
Algunos estudiosos señalan que los virus no son seres vivos.
Sin embargo para la astrobiología eso no es un problema, porque sus objetivos no se centran solamente en ello, sino también, por ejemplo, en las condiciones que hacen posible que origine la vida en la Tierra, el estudio de los exoplanetas (planetas que orbitan otras estrellas), etc.
¿Y qué esperan saber acerca de esos astros?
Si tienen las condiciones climáticas para que surja vida, sin que ello implique que exista vida, pese a que el planeta presente bioseñales.

¿Bioseñales?

Por ejemplo: presencia de oxígeno, el cual se puede detectar mediante una 'fotografía' espectroscópica.
¿A esas distancias?
El oxígeno emite una señal característica que es captada por instrumentos de medición, entonces estamos ante la presencia de una bioseñal. Pero incluso el hallazgo de estas señales tiene un problema, desde el punto de vista de la filosofía de la ciencia.
¿Cuál?
Recordemos que nuestra concepción de vida se basa en el llamado CHON —y no me refiero a mi apellido (ríe)— sino al carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno. Es una noción de vida que depende, enteramente, de lo que vemos que existe en la Tierra. Tenemos una visión biogeocéntrica.
¿Cómo hallar vida que no incluya al CHON, entonces?
Si es difícil poder diferenciar, al detalle, cosas que están a años luz de distancia, imagínate poder identificar vida fuera de la concepción del CHON. Hallar esta nueva forma de vida será un gran reto y un potencial de múltiples dimensiones para la astrobiología. Imagínate que en Marte se encuentre evidencia de vida.
¡El evento del milenio!
Sería un cambio en nuestra perspectiva, tan importante como lo tuvo el saber que no éramos el centro del universo, como antes se creía.
Y si mañana mismo se hallara vida en Marte, ya sea microscópica... ¿cuál sería el papel de Dios o la religión?
A mi parecer, Dios seguiría siendo adorado.
¿Por qué?
Porque la gente siempre busca darles un sentido a las cosas: Lo encontraría en Dios, en este caso.
¿Pero un descubrimiento de esa magnitud no le restaría sentido a la presencia de Dios?
¡Para nada! La idea de Dios se afianzaría, diciendo que Él tiene criaturas por todo el universo. Por eso, ante un evento así, las religiones tendrán modificaciones. La palabra religión viene del latín 'religare', que sería básicamente 'lo que reúne, conecta, da sentido a la existencia'. Viéndolo de ese modo, la religión reconectaría los nuevos descubrimientos que se den en la astrobiología para adaptarse en un sentido que sus fieles puedan aceptar... tal como el catolicismo hizo con la idea de que el sol es el centro del sistema planetario.
¿Y si se es ateo?
Ellos no necesitan explicaciones religiosas para sentir que su vida tiene sentido: ya la construyen a través de la búsqueda de conocimiento fundamentado.
Alguna repercusión a nivel social tendrá este hallazgo.
Si halláramos vida, nos ayudará a contextualizarnos en el cosmos. Posiblemente cambien ciertas leyes. No creo que los límites entre países desaparezcan por un tema administrativo, pero sí nos haríamos una idea más madura de seres humanos planetarios.
Eres filósofo, ¿cómo entra a tallar la filosofía en la astrobiología?
La filosofía puede ayudarnos a comprender nuestro lugar en el cosmos, a partir de los resultados de la astrobiología. Segundo, la astrobiología está compuesta por distintos especialistas que, muchas veces, tienden a ver las cosas solo desde su especialidad. Entonces, la filosofía ayuda a formar un discurso que relacione las diferentes ciencias de la astrobiología.